claves-como-alquilar-un-barco-por-tu-cuenta

22 DICIEMBRE, 2020 - JOAN NOGUERON - Náutica de recreo

TODAS LAS CLAVES SOBRE CÓMO ALQUILAR UN BARCO POR TU CUENTA: BAREBOAT

En este post quiero mostrarte todas las claves sobre cómo alquilar un barco por tu cuenta, o sea en modo de navegación “Bareboat”.

Con estas pautas vas a dominar el proceso de contratación de un velero o catamarán para realizar un viaje de náutica de recreo exitoso.

 

Son muchos los que alguna vez pensasteis en alquilar un barco, pero creísteis que ese tipo de vacaciones eran solo para ricos, o que necesitabais nociones de navegación, o que, simplemente, este viaje no era para vosotros.

Aunque realmente, en la mayoría de los casos, lo único que os hecho para atrás fue tener una gran desinformación sobre la forma de hacerlo de forma adecuada.

Además, también buscasteis por internet y visteis algunos precios mareantes de viajes náuticos. Esto descartó definitivamente el viaje.

 

Alquilar un barco por tu cuenta en modo de navegación «Bareboat» no es tan diferente de alquilar un alojamiento en verano. De hecho, el barco es un alojamiento. Un barco sería lo más parecido a una autocaravana, pero en vez de moverse por la carretera, se mueve por el mar.

Como en cualquier alojamiento, es importante saber que encaja más contigo. Un sencillo apartamento en la playa, un chalet con piscina, una casa rural en la montaña o una villa con todos los lujos.

De este modo, necesitas conocer el amplio abanico de posibilidades que te ofrecen los viajes de náutica de recreo para poder escoger la opción más adecuada.

como-alquilar-un-barco-bareboat

Qué es el Bareboat?

Como su traducción indica, “Bareboat” significa a casco desnudo. Esto quiere decir que en el proceso de contratación solamente se alquila el barco pelado, nada más.

El patrón, o bien lo pones tú, o te lo proporciona la empresa proveedora de la embarcación, o bien te lo proporciona alguna agencia dedicada a ello.

Pero independientemente de donde venga el patrón, lo más importante es que, en la navegación “Bareboat” no contratas un viaje organizado, sino solamente un elemento del viaje, o dos elementos si también contratas el patrón.

 

La navegación “Bareboat” es la forma más económica de navegar. Salvo que tengas un amiguete que tenga un barco y te saque a pasear por la patilla.

 

En el «Bareboat», la organización del viaje corre de tu cuenta. Aunque en función del tipo de empresa donde reserves tu barco, esa parte de la organización será mayor o menor.

Entonces, hay que tener claro que, la responsabilidad final del éxito o no del viaje corre de tu cuenta, no de la empresa mediante la cual contratas el barco, o posible patrón. Con los riesgos que esto conlleva, y las satisfacciones, por supuesto.

 

Imagina que vas de viaje a Creta y te alquilas un coche. Incluso en el caso hipotético de que no tengas carnet de conducir y contrates a alguien para que os lleve de un sito para otro, tú deberás decirle donde ir, a qué hora salir, donde ir a comer. Deberás organizar un itinerario para aprovechar al máximo el tiempo y disfrutar a tope de la isla. Pues lo mismo pasa en el modo de contratación de un barco “Bareboat”, tu debes organizar del viaje.

 

Dicho esto, vamos a definir varios puntos para poder esclarecer mejor el contenido del post:

  • Reserva de la embarcación.
  • Preparativos de la travesía.
  • Día del embarque, check in.
  • Puesta en común de la ruta con el patrón.
  • Desarrollo de la travesía.
  • Salida del barco, check out.
que-es-el-bareboat

Reserva del barco

Hay varias opciones para alquilar una embarcación por vuestra cuenta en modo de navegación «Bareboat»:

  • Alquilar a través de una plataforma online que tenga un buscador de barcos:

Esta opción suele ser la que más resultados nos da. Si te gusta mirar y remirar es ideal para ti. Aunque si no sabéis filtrar por los valores adecuados, os vais a encontrar con cientos de barcos y precios que os pueden abrumar.

El servicio de estas plataformas suele ser poco personalizado. Solamente recomendamos esta forma de alquilar barcos si tenéis un mínimo conocimiento de la flota actual en el mercado. De otra forma, no vais a saber distinguir un buen barco de otro.

 

 

  • Alquilar directamente con la empresa proveedora del barco:

Esta opción suele ser la más económica de todas para reservar una embarcación. Si contratáis directamente con el proveedor final, sin intermediarios, el proveedor no tiene que dar ninguna comisión a nadie por la venta, ya que os lo vende directamente a vosotros, o sea el cliente final.

Es un buen momento entonces de apretarle para que os haga algo de descuento, por lo que se ha ahorrado en la comisión de una agencia intermediaria.

 

Es una buena opción si sabéis exactamente el barco que queréis. Incluso si ya lo alquilasteis en años pasados y os gustó, podéis repetir alquilándolo directamente al mismo proveedor.

Si no sabéis el barco que queréis exactamente esta opción no es recomendable, ya que un solo proveedor tiene un número limitado de barcos, y quizás no tiene el barco que encaja más con vuestro perfil. Aunque, obviamente, ellos os intenten hacer creer lo contrario.

 

 

  • Alquilar con una agencia especializada que os busque un barco según vuestros gustos y presupuesto:

Esta opción es la más cómoda. Os ponéis en manos de la agencia especializada para que os encuentre el barco adecuado. Le dais vuestro presupuesto y perfil, y ellos os dan las distintas opciones, con sus pros y contras, para que las podáis valorar.

 

El trato con una agencia especializada es más personalizado. Las agencias especializadas no venden sus barcos a centenares como rosquillas, venden menos e intentan acompañar al cliente en todo el proceso de venta y posterior viaje, aportando un valor añadido.

Podéis obtener en el siguiente enlace más información de nuestros viajes en barco en modo «Bareboat» para grupos privados.

 

 

Respecto al precio que vais a pagar en una u otra opción, el precio de venta al cliente final o público, lo que se conoce como PVP, debería ser el mismo, indistintamente con el punto de venta que lo adquieras. Aunque puede haber ligeras diferencias por descuentos del momento.

 

Del mismo modo que, el precio de un hotel es el mismo, si lo adquieres en la plataforma de Booking o directamente al hotel, solamente que el hotel da una comisión a Booking por la venta. El precio de un barco también es el mismo, si lo compras directamente a la empresa propietaria del barco, o si lo compras a otra agencia que lo venda por ellos, solo que en este último caso hay una comisión por medio que a ti no te afecta.

reserva-barco

Preparativos de la travesía

Ya tenemos el barco, es una pasada. Y ahora qué?

Como te comenté al principio, cuando se alquila un barco “Bareboat”, solamente se contratan servicios sueltos, no hay nada organizado. Entonces, nosotros vamos a tener que poner de nuestra parte para que el viaje salga bien.

Entre otras cosas deberemos:

  • Llevar impresos los documentos para el embarque.

 

  • Planificar los pagos pendientes en destino.

 

  • Identificar donde está el punto de embarque que aparece en los documentos. No os equivoquéis de puerto por favor!

 

  • Planificar la compra de los alimentos que vais a consumir durante la semana. Mejor si os hacéis una lista de la compra, que luego, si falta algo importante comienzan las bullitas. 🤭

 

  • Buscar los lugares donde queremos ir y los puntos de interés que no queremos perdernos. Luego en destino deberemos ponerlos en común con el patrón y este deberá darnos su visto bueno.
preparativos-viaje

Día del embarque

El objetivo principal del día del embarque es organizarse bien para poder zarpar el mismo sábado, aunque sea tarde. Esto os permitirá pasar la primera noche fuera de puerto fondeados, y así comenzar de verás a disfrutar de la travesía. Además, al día siguiente os levantáis ya en el mar, con la satisfacción que eso conlleva.

Si no os organizáis bien, no os dará tiempo de salir el sábado y deberéis salir el domingo por la mañana. Perdiendo así una noche en el mar.

 

Un buen timing para organizar el día del embarque es el siguiente:

10:00h. Llegada a la oficina del proveedor:

Llegáis a la oficina del proveedor. Pagáis los extras que hayáis pedido, luego debéis, una vez en el barco, chequear que estén todos. También pagáis la fianza de la embarcación con tarjeta de crédito, son cantidades grandes, así que debéis llevar margen en la tarjeta.

 

Después firmáis el contrato de alquiler. Miráoslo bien, aunque sea un palo, luego si hay algún problema debéis saber lo que habéis firmado. Sobre todo el apartado de responsabilidades del proveedor en caso de avería.

 

Si el proveedor os proporciona el patrón os tienen que dar su contacto. Debéis contactar con él y quedar a un hora en el barco para que os ayude a cargar la compra.

 

Antes de salir de la oficina del proveedor, este nos debe informar de la hora estimada que el barco va estar listo. Tienen de tiempo límite hasta las 17h, aunque cuando antes mejor obviamente. En caso de que no se cumpla este horario deberéis reclamar para que se espabilen. Hay que ser pesado en estos cosos.

 

También debéis preguntar donde ir comprar en los alrededores y si os van a proporcionar carros para transportar la compra al barco.

 

 

11:00h. Realizar la compra:

Comprar y cargar los alimentos en el barco es la tarea más ardua del día, y posiblemente de la semana.

En función de la empresa que hayáis escogido para reservar el barco os habrán dado documentación al detalle de cómo y dónde hacer la compra de la forma más cómoda. O incluso os la harán ellos mismos.

 

Hay varias formas de realizar la compra:

  • Pagar a la empresa proveedora del barco para que os hagan ellos la compra.

Poco recomendable. Compráis caro y con muy pocas opciones. Para compras básicas.

 

  • Comprar vosotros en el supermercado más cercano al punto de embarque.

Si tenéis tiempo es la opción más económica y donde vais a comprar realmente lo que vosotros queréis. Si conseguimos que nos traigan la compra al barco ganaremos mucho en comodidad, evitando así tener que llevarla en taxi.

 

  • Hacer la compra online. Si tenéis tiempo en casa es la opción más cómoda. Aunque esta opción se hace muy complicada cuando viajamos al extranjero.

 

Es importante dedicar algo de tiempo a planificar bien la compra de los alimentos a bordo.

Si el barco va bien provisto, luego durante la semana no deberéis estar parando cada dos por tres en todos los lugares para comprar, perdiendo tiempo de disfrute en los lugares donde desembarquemos.

 

Imagínate, llegamos al bellísimo pueblo de Korcula al atardecer. La luz está perfecta para bajar a visitar su casco antiguo. Pero tenemos que comprar porqué el barco está ya vacío. Cuando acabamos de comprar se ha hecho de noche, desperdiciando así una gran tarde. 😧

 

15h – 16h. Cargar la compra a bordo:

En el momento que os digan que el barco está listo debéis empezar a cargar la compra. Cuanto antes esté estibada mejor. Si lleváis patrón, él os tiene que ayudar a hacerlo, ya que os mostrará los lugares donde estibarla correctamente dentro del barco.

 

 

16h – 17h. Check in patrón:

Si tenéis licencia para navegar y no contratáis patrón, el proveedor os hará el check in del barco a vosotros. Si habéis contratado patrón, él se encargará del check in.

 

En caso de que vosotros vayáis a patronear el barco, hacerle todas las preguntas oportunas al proveedor. Preguntas que deberíais llevar apuntadas si no queréis olvidaros de nada, a no ser que seáis unos cracks navegando. Ya que, luego una vez zarpéis ya será tarde para preguntar.

También debéis comprobar que todos los extras que habéis pagado en la oficina están en el barco. Sábanas, toallas, motor fueraborda, paddle surfs, etc. Importante.

 

 

17h – 18h. Zarpamos por fin:

Objetivo cumplido.

dia-embarque

Comunicación con el patrón

Una de las grandes preocupaciones de los grupos que queréis alquilar un velero o catamarán por vuestra cuenta en modo de navegación «Bareboat» es el patrón. Será buen tío, nos podemos fiar de él, se llevará bien con los peques?

 

Ante todo, la función principal de los patrones profesionales debe ser intentar salvaguardar la seguridad del pasaje y embarcación. Luego si queda tiempo, pues intentar ser simpático.

 

Luego, si el patrón quiere hacer bien su trabajo, también intentará que te lleves la mejor experiencia del viaje. Y si encima es simpático, pues ya puedes hacer una fiesta. 😉

Hay que reconocer que, algunos patrones podemos tener un carácter difícil e incompatible con lo que algún cliente podría esperar. Por eso, la comunicación puede ser complicada a veces.

 

 

Lo más recomendable es que, le transmitáis vuestra idea de viaje al patrón. Si es un buen patrón, este intentará hacer el mejor itinerario en función de esa idea y de vuestro perfil de grupo.

No es bueno que os obsesionéis en querer ver todos los lugares del lugar o hacer miles de cosas. El charter náutico no trata de eso. Ya que, no os pondréis de acuerdo con el patrón. Y luego, quizás no se cumplirán vuestras expectativas. Llevándoos así un mal sabor de boca del viaje.

 

 

Si tenéis mala suerte y os toca un mal patrón, este irá donde le parezca, sin tener en cuenta vuestras preferencias ni perfil de grupo. Con lo cual, vuestra experiencia no será la mejor.

Aunque aún así, el viaje puede estar muy bien también, ya que las zonas de charter náutico son normalmente muy atractivas, y cualquier lugar es bonito para visitar.

patron

Desarrollo de la semana

Siguiendo con el patrón. Si este ha captado bien vuestra idea de viaje y ha sabido identificar vuestro perfil de grupo, la semana irá sobre ruedas. Él os marcará los tiempos y os irá indicando cuando y cómo proceder durante la semana. Parar a visitar los pueblos con más encanto. Parar a comprar los víveres restantes. Visitar las mejores playas.

 

Si el patrón no ha captado bien vuestra idea de viaje, o no ha querido captarla, y no ha sabido identificar vuestro perfil de grupo, entonces la semana no será todo lo buena que podría.

 

Cuando los tiempos no se llevan bien, y por lo tanto no se aprovechan al máximo, se producen paradas innecesarias y pérdidas de tiempo. Esto os hará perder tiempo de visitas.

 

Si el patrón hace una travesía demasiado exigente para un perfil de grupo que no lo es tanto, el grupo puede acabar pidiendo la hora.

 

Aun así, como comentábamos, los viajes de náutica de recreo entusiasman tanto al público que, a no ser que seáis un cliente muy exigente, seguramente ni os daréis cuenta, y el viaje os parecerá apasionante igualmente.

desarrollo-travesia

Check out

El viernes, a última hora del día, debéis llegar al puerto de vuelta y amarrar el barco. La travesía ha llegado a su fin. Aunque el desembarque se puede realizar el día siguiente, el sábado a las 9h máximo.

Algunas compañías de charter empiezan el proceso de check out ese mismo viernes, otras ya el sábado por la mañana.

 

El proceso de check out consiste en comprobar que el barco y sus equipos no tienen desperfectos y que no hay perdidas de material después de la travesía.

 

Los desperfectos que acostumbran a producirse en el alquiler de una embarcación son daños en el casco, daño en las velas, perdida de material y uso indebido de los baños.

 

Si vosotros mismos patroneáis el barco, todos los daños producidos son responsabilidad vuestra. Los más habituales, rotura de velas y daños en la jarcia.

 

Si habéis contratado un patrón, este tiene responsabilidad sobre los daños producidos en el casco, daño en la jarcia y velas y perdida de material, siempre que el material se usará bajo su supervisión. Si el material se usa sin el permiso del patrón, entonces el cliente, o sea vosotros, seréis responsables del valor de su pérdida.

Lo más habitual en caso de daños es que tu, el cliente, no deba pagar ningún desperfecto, corriendo la mayor parte de ellos a cargo del patrón. Solamente si bloqueáis los baños de forma permanente deberéis pagar el servicio para solucionarlo.

 

Es siempre recomendable firmar un contrato privado entre patrón y cliente. Este documento deja mucho más claras las responsabilidades de ambas partes ante un siniestro, por pequeño que sea. Documento que, en principio no hará falta si el patrón es un tío legal.

Si alquiláis vuestro velero o catamarán en una agencia especialista, esta os facilitará este contrato y os explicará sus pormenores.

 

Una vez finalizado el check out de los operarios en el barco, vais a la oficina del proveedor. Allí os deben confirmar que todo está correcto en el barco y que os devuelven completamente la fianza.

check-out

Conclusiones

Alquilar un barco por tu cuenta en modo de navegación «Bareboat», con o sin patrón, es la forma más económica de iniciarte en la náutica de recreo.

 

Es un modo de viajar distinto en el que muchos grupos podéis sentiros identificados. Si os gusta el mar, la aventura y lleváis un Robinson Crusoe dentro, este es vuestro viaje.

 

Muchos grupos lo prueban una vez, y luego repiten cada año, una y otra vez. Marcándose siempre una fecha en el calendario para repetir. Yo soy uno de ellos 🙂

Cuando organizas tus vacaciones, ya reservas una semana directamente para una travesía.

 

Te ayudamos a alquilar tu barco?

TE ESPERAMOS A BORDO

Recibe ofertas e información

Aceptas haber leído nuestra política de privacidad de datos

Send this to a friend